EMPRENDEDORES

El emprendedor que hizo de los videojuegos su trabajo

El villamariense Lisandro Barchiesi creó Retro Chaz, una empresa que diseña y fabrica máquinas de videojuegos arcade que vende en todo el país. Además, planea empezar a producir flippers.

07 de julio de 2021

Lisandro contó que la demanda que tiene es permanente. Lleva vendida unas 80 máquinas en dos años.

Quienes supieron transitar por la terminal de ómnibus de Villa María en la década de los 90 habrán disfrutado o visto jugar a cientos de pibes en los populares “fichines”, los videojuegos arcades. Allí se pasaba horas de su juventud jugando al Mortal Kombat Lisandro Barchiesi.

Este emprendedor, en la actualidad, 20 años después, se dedica a la creación y venta de las máquinas que divirtieron sus días.

Barchiesi trabajó en la imprenta de su familia, luego fue carnicero, pero su admiración por los videojuegos retro lo llevó a encontrar su nueva profesión. Lo que comenzó como un hobby paso a ser su principal fuente de ingreso y su trabajo, surgiendo así Retro Chaz. 

La firma, en dos años de vida, lleva vendidas cerca de 80 máquinas a distintos puntos del país como Salta, Rosario y Tucumán. “Arranque porque me iba hacer una máquina de videojuegos para mí, y un amigo mío me dijo créame una, y después te haces la tuya. Hicimos la de él mirando tutoriales de YouTube, quedó espectacular y cuando la gente empezó a verla comenzaron a realizarme pedidos”, comentó sobre como inicio su emprendimiento.

Las máquinas son personalizadas a gusto del cliente, es un trabajo artesanal desde cero. Desde el tamaño del mueble que es confeccionado con madera, el diseño estético con gráficos temáticos ploteados, la cantidad de juegos, las pulgadas de la pantalla, la musicalización de la consola y la cantidad de players son algunas de las características con las que el comprador puede armar el arcade de sus sueños.

Barchiesi destacó que los videojuegos arcade no pasaron de moda: “Más de un papá viene y me encarga una maquina para el nene, pero yo se que la van usar ambos”. El método de venta y captación de nuevos clientes comenzó con el boca en boca, pero ahora recibe muchos pedidos a través de Instagram y Facebook

“Estas máquinas si la ves y la probas, te enamoras. Así nacen los nuevos clientes. Cuando un amigo la comparte con otro amigo, juegan y quedan fascinados”, afirmó el emprendedor de 35 años desde su taller en Bulevar Sarmiento al 2962.

Los distintos modelos que ofrece Retro Chaz pueden ser arcade con pantalla de 19- 23 pulgadas, U otro con 32 pulgadas que es un mueble más grande. También pedestales de 2 o 4 players para conectar al televisor y el mando arcade para poner sobre alguna superficie.

El sistema viene cargado con 10000 juegos retro desde las consolas más antiguas como Atari, Sega, Nintendo, Gameboy, Súper Nintendo, Nintendo 64, Mame, Neo Geo, hasta llegar a Play Station 1.

“La más rara que me pidieron fue un cliente que me dio un televisor gigante de 50 pulgadas y se lo transforme en una máquina para cuatro players, quedó genial”, recordó Lisandro, dejando en claro que a partir de un televisor o una CPU que el cliente le brinde el puede montarle un arcade. 

Del emprendimiento participa su padre y un amigo quienes le ayudan en la producción, incluso hasta llegaron a fabricarlas en serie cuando tenían varios pedidos. Aunque el mismo Barchiesi se encarga de aclarar que hasta ahora no creó ninguna igual estéticamente porque “me encargo de que cada arcade sea único, que no existan dos iguales”. 

Sobre los planes a futuro, adelantó que lo que se viene es la creación de pinball o flippers, por los cuales ya tiene una gran demanda y será el nuevo desafío de producción para Retro Chaz. Una empresa que no para de crecer y que cada vez despierta más interés en los nostálgicos, como así también en las nuevas generaciones amantes de los videojuegos retro.