EN PROFUNDIDAD

Apostaron por un negocio que desconocían y hoy son líderes en Villa María y la región

Alejandro Difebo y Natalia Olivero fundaron AMD Servicios luego de que ambos se encontraran sin empleo, en 2015. Actualmente, con la explotación compartida de equipamientos estéticos de alta gama llegan a atender a unas 1000 personas al mes.

19 de agosto de 2021

Natalia y Alejandro son quienes están detrás de AMD Servicios, empresa que iniciaron hace seis años.

AMD Servicios es una de las más importantes empresas de explotación compartida de equipamiento estético de alta gama de Villa María y la región, por cantidad de clientes, calidad de aparatología, y seriedad con la que trabajan.

Su positivo presente es la contracara de lo que pasó el 1 de mayo de 2015. Alejandro Difebo había tomado la determinación de apartarse de su labor en una fábrica de manteca y ese viernes llegó Natalia Olivero a su hogar con lágrimas en los ojos: La habían despedido del comercio donde se desempeñaba como administrativa.

Ambos sin trabajo, decidieron meterse en un mundo que realmente desconocían, pero que les había despertado mucha curiosidad semanas antes: El de la explotación compartida de los equipamientos estéticos.

“Ella se había ido a hacer un tratamiento con una kinesióloga y al volver me contó que el aparato que utilizaron era alquilado, por su alto costo, entonces ponía todos los turnos en un solo día y lo rentaba. Me llamó la atención, fui a ver a la kinesióloga y le pregunté de todo”, recordó Alejandro.

Esa curiosidad, llevó a la pareja a animarse a hacer una inversión importante. “Justo estaba yéndome de la fábrica y me pagaron unas comisiones atrasadas, pero era una plata que ni si quiera me alcanzaba para comprar todo el equipamiento. Igualmente decidimos encararlo. ¿Viste cuando algo olfateas?”, recordó.

Cuando adquirieron el aparato de criolipólisis, ambos aún tenían trabajo. Al poco tiempo, las circunstancias hicieron que esa apuesta se convierta en un desafío que era empujado por la necesidad.

Natalia contó que inmediatamente decidieron ponerse en acción. “Tengo una prima peluquera y una amiga kinesióloga, cargamos el equipo en el Ford Fiesta y así arrancamos. Pero no nos quedamos quietos, y fue apareciendo un lugar más, y otro, y otro, hasta que nos quedó chico el auto, tuvimos que comprar una Kangoo y llegamos a conseguir tantos lugares que teníamos todos los días del mes ocupado”, enfatizó.

Así, casi sin darse cuenta, se encontraban embarcados y dedicándose full time a lo que hoy es AMD Servicios.

Alejandro reveló que, a finales del 2015, ante la alta demanda de aquel aparato, decidieron redoblar la apuesta. “Nosotros llevábamos el aparato con la kinesióloga desde el primer día. Ella nos contaba lo de la depilación definitiva y siempre decíamos que sería bueno algún día llegar a tener ese equipo. No lo conocíamos. Era un costo muy alto”, subrayó el villamariense.

“Apostamos todo ahí”, resumió tras contar que decidieron vender un terreno en Las Rosas y una camioneta para llegar a pagar el 50% del valor del equipo para que se lo entreguen, asumiendo, además, una deuda en dólares.

Sin embargo, recuerdan contentos Alejandro y Natalia, “desde ese momento empezamos a trabajar sin parar”.

Ganas de seguir creciendo

Hoy, la empresa cuenta con seis aparatos de primera calidad, entre ellos tres equipos de depilación láser Soprano, uno de criolipólisis, otro para la celulitis, y un body up.

Poseen dos vehículos para el traslado de los mismos y trabajan con más de 30 centros de estética, salud y kinesiología en Villa María, Villa Nueva y la región. Cuentan con choferes, operadoras de los aparatos, y médicas responsables.

La calidad de los insumos, la responsabilidad y compromiso con el que trabajan, le permitieron crecer de la mano del incremento de la demanda que hubo en este tipo de tratamientos.

“La demanda estuvo siempre, pero ahora creció mucho más. Antes las mujeres quizás no estábamos tan enfocadas en eso. Hoy se convirtió en algo como que es necesario hacértelo. Hoy tenés hombres, mujeres, todo el mundo quiere verse bien y llegar depilado completo al verano”, relato Natalia.

AMD Servicios llega a atender hasta 1000 personas por mes. “Y en seis años, nunca tuvimos un problema, pero hoy hay muchísima competencia, lamentablemente con equipos truchos, chinos, equipos que no están aprobados por ANMAT, que lo maneja cualquiera sin control, con muchos riesgos”, reconocieron.

La pareja no oculta su orgullo por mirar hacia atrás “y ver que hicimos un montón, arrancando desde el momento en que estábamos los dos sin trabajo, mirándonos las caras”.

“Está bueno emprender, arriesgarse. Estamos con ganas de seguir creciendo, de hacer cosas nuevas y siempre viendo cuál va a ser el próximo paso”, mencionaron y cerraron: “Cuando tenés un servicio necesitás mostrarlo, y lo que no se ve, no se vende. Por eso estamos en un proceso de potenciar la imagen de AMD Servicios”.