EMPRENDEDORES

Son estudiantes de ingeniería y buscan copar el mercado agrícola y automotriz con la impresión 3D

Santiago Miretti y Federico Muzzio son los emprendedores detrás de TigaMaker. Empezaron creando su propia máquina y crecieron hasta inaugurar recientemente su local de venta al público. Aseguran que “las máquinas 3D en un futuro van a ser un electrodoméstico más de los hogares”.

03 de septiembre de 2021

Santiago y Federico ofrecen soluciones en 3D desde Villa María a varias provincias.

Santiago Miretti y Federico Muzzio se dedican desde hace un tiempo a la impresión 3D con su empresa TigaMaker Soluciones 3D, y han logrado posicionarse como referentes del rubro en Villa María y la región.

Éstos jóvenes de 28 y 29 años llegaron desde Bell Ville y Monte Buey para estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad Tecnológica Nacional - Facultad Regional Villa María y actualmente están cursando el quinto y último año.

Comenzaron realizando trabajos en sus departamentos y hoy tienen su propio local comercial y taller en Mendoza 457. Han brindado servicios para clientes de La Pampa, Buenos Aires y hasta Jujuy y la mayoría de los pedidos de ventas o asesoramiento llegan por sus redes sociales, tanto en Facebook como Instagram.

“Todo comenzó como un hobby con una máquina de madera diseñada y calibrada por nosotros, con un solo kilogramo de filamento color rojo. Luego empezamos a utilizar otros colores, creamos dos máquinas más, hasta que decidimos vender las impresoras 3D. Hoy estamos en todas las partes del rubro”, señalaron los emprendedores. 

Tigamaker ofrece venta de máquinas y de insumos, brinda servicios de impresión 3D, diseño de ingeniería, capacitaciones y mantenimiento. 

“Con la impresión 3D se puede generar todo tipo de piezas, desde decoración como macetas, muñecos, figuras, hasta piezas mecánicas de clientes que necesitan de un repuesto que no se consigue. Ahí es donde nosotros, mediante un diseño con un software, podemos solucionarles el problema para que pueda seguir funcionando el equipo”, señalaron sobre las oportunidades que brinda el servicio 3D, dejando en claro que “tratamos de enfocarnos en el ámbito industrial, donde generamos repuestos para maquinas agrícolas y automotriz”. 

Con respecto a la escala de tamaños para la creación, tanto Miretti como Muzzio explicaron que “hoy en día con la impresión en resina podemos confeccionar desde elementos muy pequeños a cosas muy grandes con gran calidad, 500 milímetros cúbicos de volumen es lo más grande que podemos generar actualmente y pensamos en incorporar una maquina que nos permita crear en un metro cúbico de volumen”.

El crecimiento del rubro es muy grande y los futuros ingenieros no dudaron en destacar: “Creemos que las máquinas 3D en un futuro van a ser un electrodoméstico más de los hogares, va ser algo que va tener toda la gente. Es algo que no tiene techo para nosotros, esta tecnología va seguir avanzando y va permitir que apretando un botón salga la pieza que uno quiera o necesite”. 

Siendo conscientes del avance y la demanda que existe, desde Tigamaker tienen como objetivo crear un Marketplace para aquellos que ya cuenten con su maquina 3D en su hogar y necesiten alguna impresión en particular, diseñárselo y que ellos puedan imprimirlo.

“El 3D no tiene límites, siempre hay algo por crear. Muchas personas nos compran la máquina sin saber qué fabricar y con el tiempo descubren que tipo de creaciones generar. Existen páginas donde se pueden descargar los archivos STL (NdR: formato de archivo informático de diseño asistido por computadora (CAD) que define geometría de objetos 3D) y cada persona encuentra su nicho del mercado en lo cual se puede incorporar la impresión 3D”, explicaron quienes comenzaron haciendo llaveros y hoy son referentes en el área. 

Los emprendedores tratan de hacer escuela sobre la materia en aquellos que apuestan a esta tecnología. Por eso, remarcaron que a cada persona que compra el equipo “la capacitamos para el uso del mismo y también les explicamos como cargar una pieza desde la computadora a la máquina”.

De hecho, adelantaron que tienen pensado hacer capacitaciones todos los sábados a la mañana sobre el uso de los equipos y los softwares de diseño y creación.

Actualmente la empresa cuenta con 15 equipos propios que trabajan diariamente en creaciones, pero van por más: “Nuestro objetivo próximo seria obtener un escáner 3D que es algo que lo venimos planificando desde hace un tiempo, lo que nos permitiría una copia más fiel de algunos elementos que no se pueden diseñar. Y queremos insertarnos definitivamente en el rubro de la industria automotriz y de las maquinas agrícolas”. 

Orgullosos de su crecimiento como empresa, los jóvenes comentaron la importancia de contar con una vidriera en su nuevo espacio de trabajo, recientemente inaugurado. “Desde hace dos semanas contamos con nuestro nuevo punto de venta-taller, no hay un local así en Villa María, la gente toma como sorpresa todo lo que pueden realizar las máquinas, o se sorprenden al ver en pleno funcionamiento una, esto nos permite mostrar todo lo que podemos hacer”, cerraron.