CONTEXTO

Crean una herramienta para proteger al “consumidor sobreendeudado” cordobés

Se trata de una división específica de Defensa al Consumidor para atender los casos de imposibilidad de los consumidores de hacer frente a algunas obligaciones asumidas.

14 de septiembre de 2021

La nueva unidad de Defensa al Consumidor apunta a lograr conciliaciones entre las partes.

La provincia de Córdoba cuenta recientemente con una herramienta que se creó para brindar soluciones a todos aquellos casos relativos al sobreendeudamiento del consumidor, el préstamo responsable, la información, asesoramiento y acompañamiento que deben brindar los proveedores en dicha materia.

Para esto, se puso en marcha una División Específica en el marco de la Dirección General de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial del Ministerio de Industria, Comercio y Minería de la Provincia.

Básicamente, la misión de esta nueva propuesta es encontrar una solución conciliatoria y rápida que beneficie a las partes y, en caso de lograrse, realizar la apertura del sumario previsto conforme la Ley Provincial N° 10.247, tendiente a aplicar las sanciones previstas por la Ley Nacional N° 24.240.

“Se busca atender uno de los principales aspectos de la denominada relación de consumo que se denomina “sobreendeudamiento del consumidor”, es decir, la imposibilidad o dificultad de estos últimos de cumplir con algunas obligaciones asumidas -a su cargo y que resultan exigibles o prontamente exigibles- sin que se menoscabe el acceso a bienes y servicios esenciales para su manutención”, explicaron.

Explicaron que se pondrá atención en el accionar de los proveedores que se aparten de los criterios del “préstamo responsable”, esto es, una serie de prácticas, conductas e información mínima a garantizar al consumidor o usuario al momento de otorgar un crédito de imposible pago, teniendo en cuenta el valor de la cuota y el ingreso del grupo familiar o social de estos.

“Instando a lograr mecanismos conciliatorios, que resulte útil tanto para el consumidor sobreendeudado como para los proveedores que han otorgado un crédito a una persona que más allá de su voluntad de pago, no pueden hacer frente al compromiso asumido”, apuntan.