EN PROFUNDIDAD

“Somos we. y vinimos al mundo a hacer lo que amamos”

La marca de indumentaria villamariense nació a finales del 2018 de la mano de un grupo de amigos. Pusieron $3600 cada uno para arrancar: Hoy atraviesa un excelente presente con presencia en 25 puntos de ventas y pedidos que superan la capacidad productiva. Más allá de los números, we. busca también instalarse como concepto.

12 de noviembre de 2021

Cesar, Rodolfo, Matías y Alejo son los soñadores detrás de esta marca villamariense que crece exponencialmente.

Últimos días de noviembre del 2018. Matías Hernández, Rodolfo Azzolini y Alejo Bruno decidieron poner $3600 cada uno para iniciar con un emprendimiento. Compraron unas 20 gorras, las hicieron bordar y las vendieron entre sus amigos.

Así nació we., marca de indumentaria que se está preparando para, esta temporada, vender 14 mil artículos a lo largo y ancho del país y que, incluso, de conseguir inversiones podría elevar aún más ese número.

Acaban de dejar el sótano del local comercial de Cesar Fracaroli, el cuarto socio que se sumó y potenció el proyecto, y se están acomodando en un espacio mucho más amplio, en pleno centro, donde funcionarán oficinas, depósitos, atención y, próximamente, el primer local exclusivo de la marca para venta al público, que será la semilla de una futura red de franquicias.

we. es el producto de dos diseñadores gráficos, Matías y Rodolfo, quienes desgastados por generar y desarrollar marcas, imágenes y conceptos para terceros, decidieron hacerlo para ellos mismos.


“we. significa nosotros, y cuando hablamos de nosotros hacemos referencia a personas con buenas vibras, que aman crear y marcar diferencia en lo que sea que hagan. Que valoran crecer y compartir en equipo, y que no solo sueñan en grande, sino que disfrutan de luchar para conseguir lo que desean con el corazón. Por que esa es nuestra esencia y así nos tomamos la vida”.


“Lo empezamos a proyectar un tiempo antes, queríamos tener una marca propia y la parte de ropa, moda, nos atraía, creíamos que ahí podíamos aplicar lo que sabemos”, recordó Matías (33).

Se pusieron a trabajar, pensaron el nombre y su concepto, y decidieron que “lo más fácil de producir al principio, al menos para nosotros, eran gorras”. Le contaron la idea a Alejo (32), programador de software, se sumó y arrancaron.

“Sabíamos el objetivo que teníamos, lo que queríamos, pero de la parte operativa, de cómo hacerlo, no teníamos idea. Habrán sido unas 20 gorras al principio. Las vendíamos e íbamos comprando y bordando”, contó Rodolfo (33).

¿Cuándo empiezan a crecer? “Cuando sumas al jugador que tiene conocimientos en un área poco desarrollada”, respondió Rodolfo. Ese jugador es Cesar (42), otro amigo que hace 22 años que está en rubro comercial y que resultó fundamental para que we. empiece a escalar.

Dueño del negocio de indumentaria Oktubrenew, mencionó que “me gustó mucho la marca y lo que transmitía, así que decidimos aprovechar lo que teníamos a favor para meterle empuje”.

Así es que fue socio y cliente, porque realizó la primera compra mayorista de remeras. Fueron 500 que exhibió en su local y que se vendieron en poco más de un mes. Superada esa prueba de un primer contacto con el público en Villa María, comenzaron a hacer ventas mayoristas.

“Con él como fuerza de venta, conocimientos en cómo funcionan las compras de ropa y demás, empezamos a contactar posibles puntos de venta que accedieron a comprarnos remeras, gorras y musculosas”, destacaron.

Empezar a crecer

Desde aquellas primeras remeras a hoy, we. viene creciendo exponencialmente. De las 500 saltaron a 3 mil artículos. Hoy, están en medio de una temporada de 14 mil. También crecen los puntos de ventas. Actualmente están en 25 locales de distintos puntos del país. Incluso, los contactaron desde Uruguay para colocar productos allá.

“Venimos súper bien, con mucha demanda, está gustando mucho la marca”, enfatizó Cesar, encargado de la parte comercial, quien resaltó que aumentan las consultas sobre ventas mayoristas tras cada acción de marketing que realiza la marca.

Incluso, el impulso que está teniendo es tan importante que “a mucha gente que pretende hacer compras mayoristas se les está diciendo que no” y es por eso que están abiertos y en búsqueda de inversiones externas o aportes de capital que apalanquen la producción.

“De una temporada a otra, en cuanto a cantidad de artículos, el costo de la producción se multiplica varias veces, entonces nos resulta muy difícil bancar esa producción. La mayoría de los proveedores exigen pagos de contado, y demás, por eso nos vendría bien una ayuda si queremos crecer en número de artículos y ventas”, explicaron al respecto.

Todo está en tu cabeza

El producto, la imagen, el concepto, el estilo y la calidad es algo que este grupo de emprendedores trabaja y cuida desde la concepción de la marca. “Hacemos bastante hincapié desde el inicio en la comunicación y en que tenga un concepto de marca claro, que transmita determinados valores. A nivel nacional las demás marcas son muy poquitas las que explotan eso, y yo creo que eso es como un plus que tiene we., más allá de la remera, o el producto físico y la calidad final de la prenda, acá todo tiene un significado”, subrayó Rodolfo.

Cesar, con dos décadas de comerciante del rubro, no duda en definir que “esta marca brilla en un segmento, llama mucho la atención”, y consideró que “we. está relacionado con los sueños, con cumplir objetivos”.

Esta incipiente empresa va dando pasos firmes, respetando los detalles, los tiempos, el orden, porque saben que crecer está bueno, pero es un desafío para el cual hay que estar preparados. Actualmente, sumaron a Alfredo, Pedro y Gastón a en el área de Finanzas, Administración y Marketing respectivamente.

Además, tuvieron la posibilidad de que Emmanuel Horvilleur conociera sus productos y se copara haciendo una cápsula con diseños suyos que quedaron plasmado en remeras.

-Si no sabían nada del rubro, ¿cómo fue el proceso de aprendizaje?

-Alejo: “Preguntando. Hicimos cursos. Hay una persona en Buenos Aires que hace asesoramiento de marcas que tiene una experiencia muy importante, lo contratamos y fuimos los cuatro. Hoy por hoy compramos el algodón y sabemos cómo hacer pruebas de calidad, como elegir lo mejor. Es un mundo muy grande del cual no sabíamos nada y bastante rápido nos fuimos curtiendo, pero tenemos mucho para aprender”.

Rodolfo, Cesar, Matías y Alejo dejaron en claro que el slogan de la marca no es una casualidad. “It´s all in your head”, reza la frase que eligieron. “Todo está en tu cabeza, es un poco la forma de pensar que tenemos, si realmente lo querés o crees que lo podés hacer, lo podés hacer. Vos te ponés límites. Y nosotros creemos mucho en eso”, cerraron.

¿El límite? “No lo conocemos, únete al team we.”.