LOS QUE SABEN / ALFREDO KONCURAT

Quiero vender mi empresa: ¿Cómo conocer el verdadero valor?

Considerando que pone en juego su patrimonio, es importante contar con el asesoramiento de un especialista y tener en cuenta algunas cosas fundamentales para hacer una valuación correcta.

12 de abril de 2021

Alfredo Koncurat, titular de EKO Consultora y Experto PyME, aseguró que se está atravesando un momento especial en cuanto a la venta de fondos de comercio.

La valuación es un proceso para estimar el “valor” de un bien en específico. Este proceso permite al propietario conocer qué y cuánto tiene, mientras que para el comprador sirve como guía para poder entender qué está adquiriendo.

Dentro de los aspectos a valuar, se incluyen activos tangibles e intangibles, y pasivos reales y contingentes.

La valuación deja de lado percepciones personales que generalmente están presentes y se concentra en aspectos duros del negocio como, por ejemplo, análisis del nicho de mercado, barreras a la entrada en el sector por parte de la competencia, el riesgo de impacto ambiental en operaciones, bases de datos de clientes, eficiencia de producción, inventarios, tecnología, bienes muebles e inmuebles, entre otros.
 

Quiero vender mi empresa, pero ¿cuánto vale?

El efecto pandemia nos trajo una crisis muy particular. Rubros de gran demanda que se encuentran en un buen momento coinciden con otros que están sufriendo y mucho; y para colmo reina la incertidumbre de desconocer el alcance de la misma.

En este escenario, muchas empresas que tienen capacidad financiera han podido hacer frente a los contratiempos y sostener sus negocios, pero hay otros que están replanteándose si continuar con el negocio o reconvertirse.

Del otro lado del mostrador, muchos inversores se encuentran analizando las especiales características que dejó el 2020, siendo conscientes de que la crisis ha afectado a las empresas y que esto puede convertirse en una oportunidad.
 

Cuándo y cómo

Según nuestra experiencia no existe un momento ideal como tal, ya que son muchos los factores que influyen en la toma de esa decisión. 

La oferta de una empresa puede darse por motivos económicos o por motivos estratégicos, pero también puede ser por falta de sucesores ante inminentes retiros de sus protagonistas.

Cualquier circunstancia trae aparejados una serie de subjetividades, propias de las incertidumbres y/o falsas percepciones, tanto desde la mirada del vendedor como desde la del comprador.

A nuestros clientes que buscan hacer una inversión o vender su empresa siempre les recomendamos comenzar con una valoración de la misma, ya que de esta manera contarán con una línea de partida objetiva, clara y segura, echando claridad a un asunto tan subjetivo como “desprenderse de la propia empresa".

Por lo general, los vendedores buscan vender en su mejor momento y encuentran argumentos poco realistas que sitúan sus pretensiones por arriba de las referencias; al mismo tiempo los compradores buscan reducir su valor entendiendo las desventajas presentes.

Entonces, contar con una herramienta de carácter objetivo, que pueda brindar datos teniendo en cuenta el valor creado en el pasado y la capacidad de generar riqueza futura de la empresa resulta indispensable; es lo que proponemos conjuntamente desde B.M. Pedraza y EKO Inversiones.
 

El precio no siempre es igual al valor

El precio de un bien es el costo nominal concreto en un momento determinado y que se materializa mediante la transacción del bien. Este precio se determina por la negociación entre la oferta y la demanda en ese momento. 

Por otro lado, el valor de un bien es la medición monetaria del grado de utilidad que esa empresa va a reportar en el futuro y puede diferir entre lo que valúa el vendedor de lo que percibe el comprador. Por tanto, el hecho de que el valor actual de la empresa sea mucho más bajo ahora que hace un año no significa que el precio de venta también se reduzca. 

Por ello, cuando se valora una empresa se brinda un análisis de las expectativas de la situación futura de la misma contemplando su sector y la economía en general, realizando análisis financiero, económico, contable y fiscal completo en la valorización en términos reales, con el fin de poder comparar y proyectar el negocio a lo largo del tiempo.
 

La valuación y sus aplicaciones

Como dijimos, valuar una empresa significa obtener una estimación de cuánto vale en base a sus activos y pasivos, pero principalmente en cuanto a su capacidad de generar riqueza

Esto tiene múltiples usos: como punto de partida o referencia para vender-comprar, para conocer realmente si es un negocio rentable con respecto al capital invertido (ROI) y así poder comparar alternativas de inversión, para presentar a posibles socios y/o inversionistas, para obtener créditos, etc.

A tener en cuenta: se recomienda realizarla en cualquier transacción de compraventa. Una visión profesional le garantiza saber dónde está usted parado, no regalar su empresa o no pagar por encima del verdadero valor, es decir: le ayuda a la toma acertada de decisiones.