spot_imgspot_imgspot_img

Villa María |

miércoles 12, junio 2024
spot_img

Villamarienses elaboran yogur con leche de búfala en Corrientes

Bufalera Coembá, de la mano de Guillermo Tovo y Julieta Marchese, comenzó en 2020 a elaborar este producto que prácticamente no tiene antecedentes en el país. Un emprendimiento innovador que busca expandirse en un mercado por desarrollar.

spot_img

En 2015, una familia de Villa María decidió dejar la actividad tambera en la zona y desembarcar en Corrientes.

En la localidad de Tres de Abril, a orillas del río Paraná, iniciaron un proyecto novedoso poniendo al búfalo como protagonista principal.

Coembá es un establecimiento de unas cinco mil hectáreas dedicado a la cría de búfalo, hoy con un rodeo de unas mil cabezas.

Cinco años después nació Bufalera Coembá, de la mano de Guillermo Tovo y Julieta Marchese, quienes decidieron producir un yogur que actualmente cuenta con una importante demanda.

La elaboración de este producto con leche de búfala prácticamente no tiene antecedentes en el país.

Tovo, egresado del nivel medio de la Escuela Superior Integral de Lechería e ingeniero agrónomo recibido con honores en la Universidad Católica de Córdoba, resumió que la propuesta nació porque lo que siempre buscó es diferenciarse.

Tovo aseguró que hay, a nivel país, 200 mil búfalos contra 50 millones de cabeza de vacas.

Con leche de búfala

El villamariense de 44 años recordó que “una cuestión inmobiliaria” llevó a la familia a apostar por Corrientes “con la sugerencia mía de tener presente lo que para nosotros es el futuro, que es el Búfalo”.

El tiempo les confirmó la capacidad que posee este animal para aprovechar ambientes que otras especies no tienen.

“En el 2020 con mi ex mujer, llevamos a la realidad lo que era una idea, que es siempre tratar de hacer algo novedoso y disruptivo a lo que se ofrece en el mercado”, recordó.

Julieta, en plena pandemia, decidió cerrar su Estudio Automotor en Villa María y apostar a su instinto emprendedor que la llevó, -junto a Juan y Salvador, hijos de ambos-, a instalarse en Corrientes.

Así, crearon Bufalera Coembá, marca bajo la cual producen el yogur de leche de búfala y que es un apéndice del campo familiar dedicado a la producción de carne.

Tovo, quien antes de meterse de lleno en el negocio familiar trabajó en la firma ticinense Lorenzati, Ruetsch y Cía SA, explicó que “la lechería bubalina es la segunda a nivel mundial, pero en Argentina es prácticamente inexistente”.

Por ello, considera que lograron un producto con el que se meten “en un mercado que está para desarrollar”.

Planteó además que, dentro del commodities leche, apuntaron a concretar un specialty “con una materia prima tan especial, particular y premium, como es la leche búfala”.

Lo especial de este producto no es solo su origen, sino también la forma. “Son criadas en sistema natural, en pasturas naturales, aguadas naturales, sin antibióticos, sin agroquímicos, sin hormonas, sin limitar su espacio físico”, enumeró.

A esto, además, le suman que se ordeña a mano, con un vínculo directo entre el ordeñador y el animal “y con descansos de fin de semana para generar un bienestar real sobre el producto”.

Estos animales pueden adaptarse y aprovechar zonas que otras especies no.

Así, obtienen leche A2 que es “apta para personas intolerantes a la leche de vaca, intolerantes a la lactosa, y con más proteína, minerales, vitaminas, grasa y menos colesterol que la de vaca”.

El proceso de elaboración “es totalmente artesanal, no hay una máquina involucrada en la producción”.

Tienen dos versiones de su yogur: Uno natural y otro endulzado “para las personas que lo consumen como un postre”.

Actualmente han sumado a una nutricionista al equipo, Meby Bruzzo. “Además, interviene mucha gente, es algo maravilloso que no tiene techo”, resaltó Julieta.

Gran demanda

Guillermo contó que la demanda que tienen “es muy grande” pero actualmente tienen solo una habilitación municipal que les limita la geografía de venta.

Por ello, están detrás de una habilitación provincial que “nos va a dar tránsito federal, países limítrofes y Mercosur”.

En cuanto a la proyección del negocio, aclaró que buscarán “instalar la marca” y buscar un techo de ventas del yogur.

“Después veremos si podemos seguir acompañando la tracción por nuestro producto con la producción primaria y analizar incursionar en otros productos”, adelantó.

La elaboración del yogur es ciento por ciento artesanal.

De hecho, confió que ya han realizado pruebas. “El dulce de leche sale impresionante, la ricota igual, pero la verdad que el producto que mejor ecuación nos da es el yogur”, reconoció.

A su vez, destacó que tienen pensado “integrar productos y productores regionales locales para hacer sinergia entre ellos y nosotros”.

“Parte de mi filosofía y concepción profesional es buscar las cosas distintas”, reflexionó Guillermo para luego explicar qué lo llevó a tomar este camino.

“Me gusta la lechería, pero no la tradicional, porque me siento un número más. No porque quiera llamar la atención, sino porque tengo ganas de hacer un aporte, dejar un legado en donde cuentes que en esos campos donde por ahí no se le encuentra la forma de hacerlos producir un specialty, mostrar que con un poco de ingenio y trabajo se puede lograr”, cerró.

Bufalera Coembá recibe habitualmente a pequeños estudiantes de la zona quienes llegan para conocer más sobre los animales, la producción y el lugar.
spot_img
spot_img
9,265FansMe gusta
8,062SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
628SuscriptoresSuscribirte

MAS CONTENIDO

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas