spot_imgspot_imgspot_img

Villa María |

lunes 20, mayo 2024
spot_img

Suratí y “la belleza de elegir libremente”

Desde hace 10 años, Leila Mohammadi Nejad promueve la depilación natural con su proyecto. La emprendedora fusiona técnicas ancestrales que utilizan jaleas 100% de origen vegetal para lograr novedosos productos que aspira a poder exportar.

spot_img

“Suratí nació de la generosidad y la sororidad de hermanas”, contó Leila Mohammadi Nejad al hablar de su emprendimiento, cuyos inicios remontan al año 2014.

Se trata de Suratí depilación natural, que ofrece productos “para depilar con amor”.

Actualmente, el proyecto villamariense cuenta con dos líneas, Carmesí y Ámbar, que se diferencian por las partes del cuerpo a las que aplican, sus acompañamientos (espátula, bandas de lienzo o la misma mano) y la temperatura en la que deben encontrarse al momento de su uso.

Al comentar la historia del proyecto, Leila destacó que fueron otras mujeres quienes, por querer acompañarla en un proceso personal, le acercaron información sobre “depilación con métodos ancestrales” que ella desconocía.

“Quería encontrar un método de depilación con el cual me sintiera cómoda y fuese autónoma”, precisó la emprendedora, y agregó: “A partir de allí, empecé a experimentar con cosas que tengo en mi cocina cómo azúcar y limón. De esa manera nació nuestra línea Carmesí”.

 Suratí y “la belleza de elegir libremente”
Toda la línea de productos de Suratí. El proyecto nació en 2014 (Foto gentileza Milena Araya Llánez).

En ese sentido, continuó: “Después, un amigo de Uruguay me mostró otro método con glucosa y tela, lo que me llevó a fusionar ambos sistemas y nació la línea Ámbar, que es absolutamente en frío”.

“Comencé a experimentar y probar y fue cuando dije que esto no podía quedar en mi cuerpo o en mi casa únicamente, sino que quería compartirlo porque seguramente a un montón de otras personas con la misma necesidad que yo les podría interesar este producto”, planteó la emprendedora.

Depilación natural vs otros métodos

Tras consultar los principales beneficios que presenta la depilación natural, Mohammadi Nejad mencionó: “Principalmente, estamos aplicando en la piel un producto inocuo, hecho con ingredientes 100% de origen vegetal. Hay que considerar que en el mercado existen ceras cuyos componentes derivan del petróleo”.

“El producto se lava con agua, es biodegradable y todo el proceso de producción es amigable con el medioambiente. Además, es compostable”, puntualizó.

En cuanto a la depilación en sí misma, la emprendedora explicó que tanto las líneas Ámbar como Carmesí “extraen el vello de raíz, promoviendo una piel suave”.

De igual manera, “al ser uno de sus componentes el azúcar, realiza una exfoliación dejando la piel brillosa sin necesidad de colocar crema”, indicó.

Suratí y “la belleza de elegir libremente”
Los productos están hechos con ingredientes 100% de origen vegetal (Foto gentileza Milena Araya Llánez).

“Los productos de Suratí no manchan, en ocasiones aclaran la piel si está oscurecida y son aptos para pieles sensibles, alérgicas, muy jóvenes o que se encuentren en tratamiento oncológico. Por experiencias de los usuarios, también puedo decir que duele menos que otros métodos de depilación con cera”, señaló Leila.

Con miras de expansión

Al hablar de la trayectoria de Suratí, Mohammadi Nejad recordó sus inicios en la cocina de su hogar produciendo en una olla de tamaño familiar. Actualmente, el proyecto cuenta con un espacio preparado especialmente para llevar adelante todo el proceso, desde su elaboración, hasta el envasado y empaquetado.

“Otro servicio que estoy ofreciendo es la depilación como semillero, mi intención es que profesionales sumen este servicio a sus gabinetes, teniendo en cuenta que es sustentable y saludable para sus espacios y no consume ningún tipo de energía”, destacó.

En ese marco, indicó: “Queremos que esto se replique, llegue a todas partes del país e incluso de manera internacional. He tenido consultas extranjeras y mi intención es llegar a exportar nuestra producción”.

“De igual manera, en algún momento me gustaría que Suratí pueda estar en las góndolas de farmacias o supermercados y que las personas realmente puedan optar por la opción que prefieran”, remarcó.

Por último, Leila apuntó: “Si bien nuestra producción actualmente es de escala artesanal, está proyectado que pueda ser algo masivo, con el mismo amor, pero más grande y con la posibilidad de que pueda ser accesible a mayor cantidad de personas en todas partes”.

“¿Para qué te depilas?”

“En todo caso, y más allá del método que se elija, creo que esta bueno preguntarse: ¿Para qué te depilas?”, dijo Mohammadi Nejad y argumentó: “Es importante que la depilación sea algo elegido, consciente, libre y que podamos hacer cuando queremos”.

En ese marco, resaltó que, si bien son más mujeres las que utilizan Suratí, “la brecha se está diluyendo y cada vez hay más hombres que se depilan de manera natural”.

“Felizmente, las últimas compras de hombres han sido más desprejuiciosas y libres. Al principio, por ejemplo, en las ferias, mandaban a la mujer a comprar, aunque ellos se quedaban atrás escuchando las explicaciones atentamente”, recordó Leila.

A su vez, indicó que “la idea es acompañar a las nuevas generaciones en sus primeras depilaciones para que empiecen este proceso de manera consciente y con herramientas”.

hecho con ingredientes 100% de origen vegetal
El proyecto cuenta con una producción artesanal (Foto gentileza Milena Araya Llánez).

Talleres

En ese sentido, la emprendedora comentó que desde el año pasado realizan talleres para todos aquellos que deseen aprender a depilarse.

“A lo largo del tiempo Suratí ha ido mutando y hoy, más allá de ofrecer nuestros productos, buscamos acompañar a los usuarios en sus procesos”, afirmó.

También, precisó: “En el último taller de depilación natural que hicimos frente al Mercado Impulsar, donde se pueden adquirir nuestros productos, fuimos un montón de personas depilándonos en el medio del parque Pereira y Domínguez. En una hora y media la persona aprende a depilarse correctamente y, además, buscamos reflexionar acerca de este proceso, el por qué decidimos hacerlo y sus beneficios para nosotros mismos y el medioambiente”.

“Otra experiencia de enseñanza que tuvimos fue una invitación desde la Tecnicatura Superior en Cosmetología Facial y Corporal de la Universidad de Buenos Aires”, contó Leila y añadió: “Por medio de una alumna y colega de la cosmética natural, pudimos hacer contacto con la docente de la cátedra de depilación y mediante un trabajo en conjunto agregaron material teórico de depilación natural que aún está vigente. Incluso, en el año que surgió todo, el 2020, pude ser parte de esa clase a través de Zoom”.

spot_img
spot_img
9,265FansMe gusta
8,062SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
576SuscriptoresSuscribirte

MAS CONTENIDO

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas