spot_imgspot_imgspot_img

Villa María |

viernes 21, junio 2024
spot_img

Un emprendimiento que busca cuidar la salud

Proyectos, talleres, recetarios y productos, Soy sin Tacc incluye un sin fin de ideas y propuestas. Se trata del emprendimiento de la nutricionista Bárbara Lobo, que intenta contribuir en el bienestar de aquellas personas que padecen reacciones adversas a los alimentos.

spot_img

Cada vez son más las personas que padecen reacciones adversas a los alimentos.

Alergias, celiaquía, sensibilidad o intolerancia son algunos de los factores que hicieron que la nutricionista Bárbara Lobo se adentrará al mundo de la comida sin Tacc.

Desde hace 15 años, la especialista en gastronomía se dedica al asesoramiento y la provisión de viandas saludables en Villa María con su emprendimiento: Soy sin Tacc.

“Comencé realizando 300 viandas por día, después y a partir de que mis hijos empezaron a crecer, busqué un nicho comercial y tuve en cuenta que durante ese tiempo me solicitaron viandas para personas con celiaquía”, contó la profesional.

A su vez, agregó: “Profundicé en el tema y tuve que resetear un poco mis conocimientos de gastronomía con respecto a la cocina libre de gluten. Fueron dos años de capacitación hasta que me animé y conocí mucha gente que necesitaba ser acompañada y que le enseñen ese poquito que yo había aprendido”.

Un emprendimiento que busca cuidar la salud
Bárbara produce panes, prepizzas, medialunas, pastas y tapas de empanadas junto a su familia.

“El paciente, más allá de una consulta, necesita un acompañamiento integral, porque si compra mis viandas o productos, pero después no tiene en cuenta la contaminación cruzada y, por ejemplo, calienta la comida en el horno donde hicieron pizza, no va a tener buenos resultados”, precisó la nutricionista.

Soy sin Tacc, te cuida

En base a su desarrollo profesional, y con el pasó de los años, Bárbara creó Soy sin Tacc, te cuida, que incluye un sin fin de ideas y propuestas, entre las que se encuentran proyectos, talleres y recetarios.

“En la actualidad, hay 1.400.000.000 de personas que tienen alguna sensibilidad al gluten. Este dato estadístico muestra la cantidad de personas que necesitan un alimento adaptado, sumado que se estima que dentro de unos años el 20% de la población va a padecer algún tipo de alergia e intolerancia a los alimentos”, puntualizó Lobo.

En el plano local, la nutricionista elaboró un padrón de registro de personas con reacciones adversas a los alimentos que sirve para que restaurantes y comercios gastronómicos tomen en cuenta a este sector de la población.

En su sitio web, también se encuentra un Código QR que muestra los distintos comercios de la ciudad en donde se pueden adquirir sus productos libres de gluten.

Un emprendimiento que busca cuidar la salud
La nutricionista brinda talleres y conferencias en pos de ayudar a las personas que padecen reacciones adversas a ciertos alimentos.

“La idea es que este código pueda estar en portales o el sitio de turismo de la Municipalidad para que aquellas personas que vienen de visita puedan adquirir alimentos sin gluten”, comentó.

Un libro con empatía

“Hoy este tema tiene mayor vigencia, pero antes tenía pacientes a los que creían locos o exagerados por la falta de información y de productos”, resaltó Bárbara y añadió: “Esto fue lo que me llevó a escribir mi libro, la empatía”.

‘Sano sin gluten’ agrupa preguntas y respuestas frecuentes, recetas y testimonios.


Podés descargar el libro Sano sin gluten gratis ACÁ.


“Es un manual para quien recibe el diagnóstico, pero no reemplaza la consulta con su médico o tratamiento. Busca brindar tranquilidad y acceso a la información”, dijo.

En relación a su emprendimiento, Lobo supo separar distintos nichos de mercado dentro del mundo libre de gluten.

Brindo productos y servicios destinados a pacientes, profesionales, negocios e instituciones educativas. La idea es que haya disponibilidad de productos y para ello apunté en tener RNE, RNPA y el sello Hecho en Córdoba, de esta manera la persona entiende que es un producto seguro”, distinguió.

“Este es uno de los objetivos del emprendimiento, brindar productos seguros, y en paralelo hacer capacitaciones, conferencias y talleres en otras ciudades”, resaltó.

Una cooperativa libre de gluten

Al hablar de la elaboración de alimentos, Lobo especificó que la producción siempre es superada por la demanda.

Actualmente, desarrolla panes, prepizzas, medialunas, pastas y tapas de empanadas junto a su familia en un establecimiento diseñado especialmente para evitar la contaminación cruzada.

“Vamos paso a paso, pero estoy ampliando mi visión y pienso en la creación de una cooperativa”, adelantó.

“Este proyecto hace tiempo lo tengo en mi corazón y creo que este año va a tomar más forma”, indicó la nutricionista.

Contó, que, de igual manera, va a buscar que se contrate a personas celíacas que conocen perfectamente la problemática, “que van a cuidar el producto y que lo van a querer mejorar. También, que se contrate a alumnos de escuelas técnicas que trabajan con alimentos”.

“Lo más importante es que todos se sientan dueños y parte de la cooperativa para que crezca, haya mayor disponibilidad de productos y bajen los precios, ya que si se compra la materia prima al por mayor este puede ser una meta a cumplir”, remarcó.

En ese sentido, la profesional de la salud advirtió que las personas que padecen reacciones adversas a los alimentos “pagan el doble o el triple el mismo producto”.

Un emprendimiento que busca cuidar la salud
Soy sin Tacc vende sus productos en forma mayorista para que más personas tengan acceso a alimentarse saludablemente.

“Ojalá hubiese una política un poco más integral, donde -por ejemplo- no se pagarán impuestos en las harinas particulares o se bajaran algunos costos que todos los productos usan en la panificación libre de gluten, pero esto no sucede”, lamentó.

Cabe señalar, que Soy sin Tacc es un proyecto que recibió asesoría, capacitación y mentoría por parte de IncubaCor.

“Es una experiencia que no se la debería perder nadie, me ayudó a ampliar mi visión y es por lo cual también pienso que puedo dar un paso más hacia la cooperativa”, resaltó Bárbara.

Por último, Lobo mencionó la importancia de realizar chequeos para asegurar la buena salud de cada persona.

La profesional, que actualmente mantiene su consultorio en Grupo Paviotti, se especializa en consultas relacionadas a alergias, intolerancias y alimentación para neurodiversidad, autismo, hiperactividad y otras patologías.

spot_img
spot_img
9,265FansMe gusta
8,062SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
700SuscriptoresSuscribirte

MAS CONTENIDO

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas