Villa María |

sábado 02, julio 2022

Una emprendedora busca imponer la ropa infantil sin género

Betiana Coyos creó Diamond Soul, su marca de indumentaria para los más pequeños mediante la cual busca hacerse un lugar desde Villa María jugando con colores y estampas. Asegura que “es lo que se viene” y que a los más chicos “les encanta”.

spot_img

Betiana Coyos es una emprendedora que tiene muy en claro lo que quiere. En 2017 decidió iniciar su propia marca de ropa, intentando hacer pie en un nicho que, considera, estaba desatendido en Villa María.

La joven de 29 años busca imponer Diamond Soul, ropa sin género para los más pequeños. Inició junto a una amiga, cuando ambas habían sido madres recientemente, pero a los seis meses quedó sola frente al proyecto.

Desde entonces, se encarga prácticamente de todo y asegura que está haciendo “una apuesta”. Es que –confiesa- “es bastante difícil” porque “para los más pequeños, no hay géneros, somos los adultos los que tenemos ese tema”.

Planteó que sus prendas “a los chicos les encantan, pero los padres los direccionan hacia lo más clásico” por lo que no le fue sencillo hacer rentable el emprendimiento. “Recién este año empieza a serlo, me costó bastante”, resaltó.

Sabe que, probablemente, esté resignando la posibilidad de ganar dinero, a costa de hacer lo que realmente desea. “El primer año hice ropa como la que encontramos en todos lados y me fue muchísimo mejor económicamente. Pero a mí me gusta esto, me parece que es lo que se viene, hay que darle tiempo”, enfatizó la joven.

Opinó que “hay un montón de niños que no encuentran ropa porque es todo como muy de nena o varón, entonces quiero darles lugar a que vengan, encuentren y se sientan a gusto con lo que ellos elijen”.

Para esto, Betiana juega mucho con los colores y hace especial uso de estampas abstractas. Contó que trabaja poco volumen y solo una curva de talles por modelo.

Además, presenta sus creaciones por cápsulas. “Antes trabajaba por temporada. Ahora trabajo por cápsula, cada dos meses largo una que tiene más o menos 60 prendas en una curva de 9 talles”, especificó.

En relación a las ventas, la mayoría son clientes recurrentes “y la gente nueva que aparece es, sobre todo, por el boca en boca”. Ha enviado pedidos a Córdoba y varias localidades cercanas, y muchos la contactan por las redes sociales.

“Antes vendía a dos locales en Villa María, pero eso me demandó trabajar mucho volumen, y quiero que sea más exclusivo, por lo que empecé a vender solo acá”, explicó desde el showroom que inauguró en octubre del año pasado, ubicado en El Palmar y Laguna Blanca.

No había algo similar

Cuando arrancó, su intención era poder fusionar la maternidad con alguna actividad. Aseguró que no tenía idea del rubro. Hoy ella se encarga de los diseños, corte, moldería, y terceriza la confección.

“Me tiré a la pileta, de hecho, tuve que cambiar muchos talleres, se reniega en muchas cosas. El primer taller que encontramos nos recomendó muchos lugares, y después fue probar. Yo trabajo con toda gente de Villa María, eso me permite ser partícipe de todo el proceso”, graficó.

Consultada sobre el motivo que la llevó a apuntar a la ropa sin género, la joven emprendedora subrayó que “no había algo similar para niños, si para adultos; de hecho, empecé trabajando hasta el talle 8, me empezaron a pedir más y lo extendí hasta el talle 16, porque hay una franja de edad en la que todavía no son adolescentes, pero dejaron de ser niños, y ahí es donde pude entrar bastante con mi marca”.

Betiana consideró que este año puede ser el que consiga crecer. “Es que va a ser el primer año en el que me voy a poder dedicar al ciento por ciento, porque los nenes empezaron el colegio con jornada completa y me liberó un poco a mí en cuestión de tiempo… Creo que esta situación va a ser el empuje para poder expandirme”, auguró.

4,052FansMe gusta
3,884SeguidoresSeguir
35SeguidoresSeguir
34SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas