spot_imgspot_imgspot_img

Villa María |

viernes 23, febrero 2024
spot_img

Análisis: Ante el escenario actual, ¿habrá devaluación?

El economista Alfredo Koncurat puso bajo la lupa la actualidad económica argentina. “No se recomienda tomar deuda con tasa de interés real positiva a corto plazo para inmovilizar en activos fijos”, adelantó.

spot_img

El dólar oficial se ha ido apreciando en los últimos meses y la tasa de crecimiento de la divisa ha crecido menos que la inflación doméstica. Por lo que todo parecería indicar que en algún momento se recupere este «atraso cambiario», estimado aproximado en un 20%.

Ante este escenario surgen varias dudas:

1- ¿habrá devaluación?

2 – Si hay una recuperación del dólar, ¿esta será brusca o se seguirá una estrategia de gradualismo?

Cuando analizamos la brecha cambiaria entre el dólar oficial y el dólar paralelo o blue ($105,76 vs $201) se observa que la misma marca un escenario critico (no existe en la historia una brecha semejante sin un agudo episodio de crisis), el desfasaje se da o por un exagerado valor del dólar blue o por retraso del dólar oficial.

En la primera opción supondríamos que el dólar blue debería reacomodarse a un valor más asequible, algo improbable con la historia de nuestro país.

La segunda opción sería una reacomodación del dólar oficial, es decir, una devaluación del dólar oficial, si es así, ¿Cómo se daría esta?

Para responder esto consideremos varios puntos importantes: los argumentos técnicos económicos nos indican que no existen argumentos al menos en lo inmediato para suponer que Argentina está «cara», en términos históricos todavía somos un país competitivo (ver gráfico de Tipo de Cambio Multilateral); y en el plano político sería improbable que el gobierno decida realizar una devaluación brusca si puede evitarla.

Los antecedentes dejan claro que no es gratis devaluar, la sociedad pasa factura y el costo es alto en términos de deterioro de la imagen política.

Como se puede apreciar en el gráfico, el «Tipo de Cambio Multilateral» muestra que se ha «perdido competitividad» pero que por ahora lo seguimos siendo, más considerando que con el desdoblamiento del tipo de cambio muchas decisiones económicas son tomados con el dólar papel.

Ante lo expuesto, todo parece indicar que habrá una devaluación del tipo de cambio oficial, una devaluación en torno al 20% que evite encarecer al país.

Sin embargo, existen argumentos lógicos para suponer que esta devaluación será con un crecimiento constante y paulatino del tipo de cambio real, es decir, devaluaciones constantes que vayan superando el ritmo de la inflación, que hoy se encuentra en torno al 3,5% mensual.

Conclusión

En base a lo expuesto, sería saludable para los agentes económicos que si pueden amorticen sus acreencias en dólares y las eviten tomar. De ser posible se recomienda transformar los pasivos en pesos, ya que difícilmente se pueda contener la inflación al menos en el corto plazo.

No se recomienda tomar deuda con tasa de interés real positiva a corto plazo para inmovilizar en activos fijos, ya que el costo financiero atentaría a la rentabilidad de la operatoria dejando más frágil la posición financiera de la empresa. Esta herramienta solo debería usarse para capital de trabajo o bien como herramienta de corto plazo circunstancial.

spot_img
spot_img
spot_img
9,265FansMe gusta
8,062SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
446SuscriptoresSuscribirte

MAS CONTENIDO

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas