Villa María |

miércoles 30, noviembre 2022
spot_img

DéMona: La marca de accesorios que nació para diferenciarse

Paola Nicola y Daniela Tauler decidieron crear los accesorios que no encontraban en el mercado. Hoy venden en forma mayorista desde Villa María a distintos puntos de Córdoba y Santa Fe, y se preparan para participar de una importante feria internacional.

spot_img

Dos emprendedoras crearon una marca de accesorios porque querían algo diferente a lo que observaban en el mercado.

Paola Nicola y Daniela Tauler consideraron que trabajando juntas podían hacer ellas mismas lo que no encontraban y con esa premisa nació DéMona hace unos cuatro años

Hoy, los números y la demanda les dan la pauta de que van por el camino correcto: Desde Villa María, venden en forma mayorista a muchas localidades de Córdoba y Santa Fe, y en algunos sectores de Chaco y Corrientes.

Todo esto, sin abordar un plan de ventas intenso, sino –hasta el momento- más apuntando a desarrollar la marca y productos que a ganar mercado.

Ahora, adelantaron, están listas para ir en búsqueda de nuevos clientes, por lo que se preparan para participar de una de las ferias más importantes que se realiza en el país.

Producen 15 accesorios diferentes, cada uno con su variante de estampas y diseños.

Primero, afianzarse

“Primero buscamos afianzarnos, tanto con proveedores, mano de obra que es toda de Villa María, y todo lo necesario para poder estar en condiciones de competir en un mercado en el que casi todos los productos son traídos de afuera”, explicó Paola sobre lo que fueron los primeros años de trabajo con DéMona.

Lo que buscaban era lograr un producto “a muy buen precio, pero manteniendo calidad y detalles” con diseños exclusivos que ellas mismas desarrollan.

Comenzaron en 2018 con una línea de 4 productos y actualmente tienen 15, cada uno en su variable de estampas.

Ofrecen portacosméticos, portalentes, portacelulares, bolsos materos, pañuelos, scrunchies, bandoleras, mochilas, lonas, toallas, entre otras cosas.

En la medida en que se embarcaron en el desafío y fueron creando productos, tuvieron la posibilidad de ir testeando cómo reaccionaban las clientas.

“Contamos con una ventaja que es que yo tengo local al público que por suerte permitía hacer pruebas, ver qué salía y qué no, y nos permitió pulir. Así, sabemos que los productos que decidimos comercializar tienen rotación, se venden”, enfatizó Paola.

Poco a poco, comenzaron a ser contactadas por sus redes sociales por gente de la región que vio la marca y quería venderla.

Daniela reconoció que “la verdad es que no hemos salido a vender, sino que nos han buscado”.

Luego, los clientes llegaban desde un poco más lejos, abarcando diferentes ciudades de nuestra provincia. Hasta que las contactaron desde Santa Fe “y ahí sentimos que el crecimiento fue más acelerado”.

Si bien venden en forma minorista por su página web, apuntan principalmente a la venta mayorista.

Cumpliendo el objetivo

Cuando se las consulta sobre si creen que han logrado cumplir aquel objetivo de hacer productos diferentes, no dudan en enfatizar que sí.

La demanda que están teniendo también es un indicador. Cuando comenzaron, en 2018, la materia prima que utilizaban eran cuatro rollos de tela para una temporada de seis meses.

Hoy, son 30 los rollos que les demanda la producción para un semestre.

¿Cómo se diferencian? “Principalmente en el diseño”, explicó Daniela, y agregó que “las dos nos enfocamos mucho en eso”.

“Nos exigimos tener siempre cosas nuevas. En cada temporada cambiamos y eso hace a la rotación del producto”, apuntó Paola.

En ese sentido, subrayó que “la clienta que nos elige, no termina vendiendo siempre lo mismo. En seis meses la estampa va a cambiar, el diseño, la combinación de colores. Así siempre tiene cosas nuevas para ofrecer”.

“Siempre buscamos el valor agregado”, coincidieron las emprendedoras.

Esto, lo apuntalan con detalles. “Por ejemplo, cada producto es entregado con un señalador que tiene el nombre de la estampa, y a cada estampa le buscamos un significado”, graficaron.

Los pañuelos se venden en un estuche, los cierres llevan un pequeño acrílico. “Son cosas que le agregan mucho valor al producto. Además de la calidad de las telas”, indicaron.

A esto le suman que “intentamos siempre tener stock”. “Por ahí muchas marcas primero levantan pedido y luego producen. Nosotras tenemos el stock y las clientas compran y reciben su pedido en menos de una semana y eso les ha gustado”, contaron.

DéMona, de feria internacional

Paola y Daniela sienten que están preparadas para, por primera vez, salir en búsqueda de clientes.

Para esto, serán parte de la exposición internacional llamada Presentes, que se realizará en La Rural, Buenos Aires, en agosto.

“Es la exposición más grande de Argentina en decoración, hogar, accesorios. Y estar ahí, al lado de primeras marcas y con mucha trayectoria, nos llena de orgullo”, confesó Paola.

“Vamos a estar con un stand porque llega gente de todo el país en búsqueda de proveedores”, confió Daniela.

Las emprendedoras sienten que “podemos estar a la altura de las grandes marcas” y, finalmente, reflexionaron: “Desde el día en que nos sentamos a ver qué podíamos hacer, no nos imaginamos nunca poder estar en una exposición así. Y eso te demuestra que no hay techo. Hay que animarse, el límite se lo pone uno”.

7,686FansMe gusta
5,206SeguidoresSeguir
44SeguidoresSeguir
85SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas