Villa María |

miércoles 30, noviembre 2022
spot_img

Emprendedora e inspiradora: Villamariense nominada a un premio nacional

Valeria Cismondi decidió emprender hace cuatro años, persiguiendo su propio bienestar y sueños. Creó Valelavida luego de abandonar la gerencia de la empresa de su familia. Por su historia de vida, la postularon a un certamen nacional de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

spot_img

Una emprendedora de villamariense fue postulada para participar del certamen nacional que organiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), denominado “Distinción Mujer Empresaria”, que se llevará a cabo en marzo en conmemoración del “Día Internacional de la Mujer”.

Se trata de Valeria Cismondi, propietaria de Valelavida, un espacio ubicado en Villa Nueva desde donde elabora, comercializa, promueve y distribuye productos y servicios saludables.

La mujer de 46 años fue postulada en la categoría “Mujer Inspiradora” por su historia de vida, y fueron sus compañeras de la Comisión de Mujeres de Aerca quienes la propusieron, primero en Fedecom a nivel provincial y luego, desde dicha entidad en Came.

“No se me cruzó por la cabeza que sea posible que me postulen, cuando las chicas me dijeron les dije que yo no, que soy una emprendedora, no empresaria, por el momento”, confió.

Pero, opinó, es su historia personal la que empujó a otras mujeres a elegirla para aspirar a obtener este premio de relevancia nacional.

“Quizás inspira a otras mujeres a animarse a hacer un cambio, a dejar atrás el mandato familiar, la comodidad económica, y animarse a pelear por sus sueños y lo que te hace feliz”, reflexionó.

En definitiva, insistió, “esta postulación viene más por mi historia de vida y no tanto por el éxito empresarial” y reveló que “yo no me imagino recibiendo el premio, me da vergüenza, tengo un perfil bajo”.

Su historia: Animarse

Valelavida, su proyecto, tiene ya cuatro años, y uno con local propio de venta al público. Además, está participando de Incubacor, para potenciar un proyecto en el que buscará desarrollar productos innovadores de base industrial.

Más allá de su emprendimiento en sí, lo que motivó a su postulación es su historia personal. Valeria gerenció durante muchos años la empresa familiar Cismondi Automotores, en un rubro que, con el paso del tiempo, ya no la satisfacía trabajar.

La licenciada en administración sumaba, a esto, la frustración que significaban 11 años de estar buscando un segundo embarazo.

Llegó el momento en el que decidió renunciar a la empresa familiar, lo que significó una decisión muy fuerte para ella, y profundizar el cambio que venía gestando hacia un tiempo.

En esa búsqueda personal, cambió su alimentación, se hizo vegetariana. El embarazo natural, llegó después de 12 años de búsqueda, y de 4 intentos fallidos de fertilizaciones, eso le dio la señal que había encontrado el camino.

Comenzó a estudiar cocina vegetariana para asumir el cambio de alimentación con compromiso y con el tiempo comenzó a dictar talleres y luego a vender algunos productos que traía de productores agroecológicos de otros lugares del país.

De a poco fue sumando productos, algunos creados ella, y elaborados por otros cocineros emprendedores, utilizando las materias primas que ella misma elegía.

Valeria creó un catálogo on line y solo vendía por redes, mientras su niño iba creciendo, eligiendo el trabajo desde su casa. Hace un año, abrió su primera tienda saludable, Valelavida.

En su tienda solo ofrece productos vegetarianos, que sean alimentos nobles, siempre siendo fiel a su lema «solo vendo lo que consumo». Respetando la calidad de los ingredientes y su proceso de elaboración.

Además, desde hace años colabora en la formación de emprendedores, poniendo su conocimiento profesional al servicio de personas que están transitando el camino que ella un día inició y que no tienen la formación académica o el acompañamiento suficiente para llevar a cabo su proyecto.

Así es que forma parte de la red de mentores del Ministerio de la Producción de la Nación, y de la incubadora IDEA de AERCA, colaborando con mentorías ad honorem.

Actualmente está desarrollando dos nuevos proyectos, uno en el desarrollo de una línea de productos secos de rápida cocción, y el otro en un nuevo punto de venta con ampliación de la oferta de productos y servicios.

En relación a la postulación, Valeria dijo que es algo que, por un lado, le resulta positivo “para empezar a visualizar a mujeres comunes, que no hace falta ser una gran empresaria, ni haber descubierto un producto hiperinnovador, uno puede ser reconocido, inspirador, por el solo hecho de perseguir lo que a uno le gusta”.

Y, reflexionó que ser emprendedora es algo que le hace muy bien “porque es lo que me levanta todos los días a trabajar con ganas. Para mí no es un esfuerzo el trabajo, las horas, me meto en mi trabajo y pasan las horas y no me doy cuenta. Desde ese lugar es hermoso” pero, por otro lado, “es más difícil, tenés la incertidumbre de los ingresos que podrás percibir, es remar todo muy desde abajo. Pero es parte del camino”.

7,686FansMe gusta
5,206SeguidoresSeguir
44SeguidoresSeguir
85SuscriptoresSuscribirte

Lo más leído

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas