spot_imgspot_imgspot_img

Villa María |

martes 16, abril 2024
spot_img

Dejó la gerencia de una importante financiera para ofrecer Reiki Ejecutivo

Laura Benetti era gerenta de la sucursal Villa María de una empresa con alcance nacional. Diversos factores la llevaron a replantearse el rumbo de su vida y decidir dar un paso al costado de la firma para generar una propuesta innovadora.

spot_img

Laura Benetti fue gerenta de la sucursal local de una importante empresa financiera durante ocho años, hasta hace poco tiempo atrás.

Llegó de Mendoza a nuestra ciudad exclusivamente a gerenciar esa unidad de negocios de la compañía de capitales mendocinos que tiene presencia en cuatro provincias. Pero, últimamente, como le sucede a muchos, diversos factores hicieron que poco a poco empiece a replantearse su modo de vida, el ritmo que llevaba y si lo que hacía realmente la satisfacía.

Hoy, alejada pero agradecida a la firma en la que se desempeñó durante dos décadas, apunta a ofrecer a empresas, empresarios, mandos medios y demás piezas dentro de la estructura de una organización comercial un servicio especializado e innovador a través del Reiki ejecutivo o Reiki Organizacional en un espacio que denominó Effetá.

“Entré como pasante a esa compañía, hasta que llega un momento en mi vida que digo ¿qué quiero? Y la respuesta era que ya no quiero esto. Miré para adentro y dije, con 45 años, ya abuela, habiendo criado a tres chicos prácticamente sola. Siendo una persona que estudió de grande, madre con dos hijos me recibí de contadora trabajando y estudiando. Pasé por cosas que me hicieron entender que la vida me tiene acá para otra cosa. Es una vocación de servicio, de dar, de sanación desde el alma”, expresó Laura sobre lo que la llevó a tomar la determinación de cambiar el rumbo de su vida.

En ese sentido, la contadora reconoció que “el clic tiene que ver con la pandemia y con familiares de Mendoza que perdí y a los que no pude llegar a despedir, pero estos son un montón de procesos internos que vienen desde hace, por lo menos, dos años donde empecé a transitar un camino más espiritual, empecé a estudiar metafísica, me formé en chamanismo, me hice reikista, y ahí encontré paz, felicidad, y que lo material no te define”.

“Ni hablar en el contexto macro. Porque hay un cambio, ahora es todo digital. Por ahí sentí que ya no tenía mucho más para dar en la compañía. Creo que este clic lo hemos hecho varios. Decir, ahora quiero hacer algo que me haga bien a mí, trabajar para mí. Tuve un proceso de unos cuantos meses después de la muerte de mi mamá donde no sabía para dónde ir, por eso lo comparto”, explicó, quien reconoció haber recibido ofertas de diferentes empresas para seguir desempeñándose como contadora tras decidir dar un paso al costado de Montemar.

La propuesta

Benetti definió como “una propuesta muy innovadora” su emprendimiento. “Apunto a las empresas, a las organizaciones”, señaló y ejemplificó: “Cuando se da que el clima laboral es terrible, que no hay compañerismo, no hay empatía, el liderazgo es importante, pero por ahí tenemos conflictos en los que ya no sabemos qué hacer, donde parece que estamos desbordados y sentimos que las herramientas que tenemos no están dando tanto resultados… y ahí aparece esto, como propuesta innovadora. Probemos, desde el empleado, desde los mandos medios, desde los gerentes”.

“Apunta al autoconocimiento del individuo. Integramos leyes universales, cuestiones que te ayudan a verte, desde la cuántica, la física, metafísica y demás. Me formé con todo eso. Es espiritualidad, muy lejos de alguna religión. El Reiki es la terapia propiamente energética”, subrayó.

Desde su espacio de trabajo, en Lanin y Monseñor Disandro, prosiguió contando que la terapia “desde lo energético sirve un montón: Levanta el sistema inmune, protege, expande en conciencia, levanta la frecuencia vibratoria”.

Busca que los diferentes integrantes de una empresa “sean congruentes y coherentes con el mundo material, pero no descuidando el ser; que vean al otro con empatía, con una mirada más compasiva; es un camino de autoconocimiento que te va a impactar en todos tus roles, en la familia, en la casa”.

Finalmente, Benetti ilustró que “cuando estamos mal en los trabajos, generalmente tiene que ver porque estamos mal con nosotros mismos; amar lo que hacemos es muy saludable, si estamos bien con nosotros, estamos bien con lo que hacemos y nuestro trabajo es un espejo de nuestro mundo Interno”.

spot_img
spot_img
9,265FansMe gusta
8,062SeguidoresSeguir
49SeguidoresSeguir
511SuscriptoresSuscribirte

MAS CONTENIDO

NEWSLETTER

Suscribite al resumen semanal de noticias de Mundo Empresas